Fantasmas ancestrales reviven en Jamaica para la Noche de Brujas

Siguiendo los pasos de la Bruja Blanca sobre el piso crujiente de madera

Por: Isabel Planchart

Haunted-RoseHall
La Mansión de Rose Hall

Si a una mansión embrujada le sumamos unas buenas dosis de leyendas escalofriantes sobre apariciones espectrales centenarias, playas de ensueño, una vegetación tropical de agua abundante en forma de ríos y cascadas, no hay duda: estamos en Jamaica para celebrar La Noche de Brujas.

La vibrante cultura y rica historia de la isla han inspirado fascinantes relatos de fantasmas, ideales para viajeros que buscan este tipo de experiencias paranormales.

El mejor ejemplo es Rose Hall Great House, contigua a Montego Bay, una bella y antigua mansión construida alrededor de 1700, donde el fantasma de la francesa Annie Palmer deambula por cada uno de sus salones. Se dice que era una mujer de pequeña estatura que llegó a Jamaica para casarse con un hombre muy rico dueño de la plantación, el desafortunado John Palmer, quien jamás se imaginó que su joven esposa lo acuchillaría hasta matarlo. A John lo sucedieron dos esposos más: el segundo fue envenenado y el tercero estrangulado. Ya no había nada que se interpusiera en su camino.

_MG_9662
El cuarto principal de Rose Hall Great House, pintado de rojo, como recuerdo

Ahora Annie, mejor conocida como La Bruja Blanca, tenía poder absoluto dentro de su plantación, el que utilizaría de forma arbitraria y cruel hasta con sus esclavos. Suele suceder que historias como estas terminen muy mal, así que el capataz decidió acabar con ella con la mala suerte de que no pudo lograr que su espíritu se quedara en la tumba. Es por eso que, hasta la fecha, continúa en Rose Hall Great House, uno de los grandes atractivos turísticos de Jamaica.

Annie-Palmers-tomb
La tumba de La Bruja Blanca

Es más, comentan que de vez en cuando la refinada y cruel señorita blanca aparece en las fotos de los visitantes, sobre todo cuando pretenden fotografiar la lámpara con forma de araña del comedor principal. No en vano, es considerada como la casa más embrujada del hemisferio occidental.

No falta mucho para La Noche de Brujas, y mientras tanto, al atardecer, recorro sigilosamente la mansión por donde deambula Annie Palmer. Es que me adelanté, un poquito, para poder decirles que se me pararon los pelos y llegué hasta sentir escalofríos. De hecho, quedé “encantada”

La celebración de Halloween, también conocida como Noche de Brujas o Noche de Difuntos, es de origen celta y se celebra especialmente en Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido, aunque cada vez es más popular en todo el mundo. Las actividades típicas de esta fecha, coloreadas de anaranjado y negro, son las fiestas de disfraces, las calabazas, las fogatas, la lectura de historias de miedo y el famoso “truco o trato”

Hacer clic en el siguiente icono para descargar el contenido del artículo.

archivo

Escribe un comentario